FANDOM


La lírica es un género literario en el que el autor expresa emociones y sentimientos al completar el mundo o a sí mismo. Aunque los textos líricos pueden estar escritos en prosa, suele utilizar el verso. Los poemas están dotados de ritmo. El efecto rítmico se consigue con la repetición de sonidos, palabras o estructuras. Tanto la rima como la aliteración son procedimientos rítmicos que se logran con la repetición de sonidos . La anáfora y el paralelismo son también otros recursos muy comunes para dotar de efecto rítmico. En cuanto a la rima, los versos la misma pausa versal contribuye a la creación del ritmo. La medida de los versos, llamada métrica, también ayuda a los poetas a crear sensación rítmica. Si medimos los versos de un poema, estamos realizando el cómputo silábico. En caso de que un verso tenga menos de ocho sílabas, se trata de un verso de arte menor. Son versos de arte mayor si cuentan con más de ocho sílabas. El nombre de los versos depende del número de sílabas que tenga. Así, se trata de versos de arte menor los bisílabos, trisílabos, tetrasílabos, pentasílabos, hexasílabos, heptasílabos y octosílabos. Mientras que eneasílabos, decasílabos, endecasílabos, dodecasílabos, tridecasílabos y alejandrinos son versos de arte mayor. A la hora de realizar el cómputo silábico, debemos tener en cuanta algunas licencias métricas como la sinalefa o el acento de la última palabra del verso.


Se denomina estrofa a la combinación de dos o más versos que se agrupan según sus medidas y rimas. Hay poemas no estróficos y poemas estróficos.

Mientras unos poemas estróficos están formados por una sola estrofa, otros poemas estróficos son el resultado de la unión de distintas estrofas. Las estrofas principales, según el número de versos que las forman, son: de dos sílabas, el pareado; de tres, terceto y soleá; de cuatro, cuarteto, serventesio, redondilla, cuarteta y copla; de cinco, la lira; con ocho, la octava real, y con diez, la décima.

La poesía lírica es una de las manifestación más antigua de la literatura universal. De hecho, antes de que existiera lo que hoy entendemos por literatura, los hombres del Neolítico expresaban mediante el canto sentimientos, motivados por la alegría por una boda, el dolor de una muerte o la satisfacción ante una buena cosecha. Con el tiempo, a partir de esas manifestaciones que podemos llamar lírica primitiva se fueron diferenciando dos manifestaciones poéticas: la lírica popular o tradicional y la culta. Tradicional y culta se oponen en una serie de elementos como la forma de transmisión, el autor, temática, rima, tipo de versos o estrofas más características. Dentro de la lírica tradicional encontramos el romance.

Con frecuencia, asociamos el poema al metro y a la rima. Sin embargo, para que una obra sea poesía, no hace falta que posea rima ni que los versos tengan una determinada medida, sino que esté dotada de ritmo y musicalidad, pudiéndose lograr esto con otros procedimientos.

Es cierto que la expresión predominante de la poesía hasta el siglo XIX se sujetaba a esquemas métricos y a rima, sin embargo, desde entonces, es frecuente la utilización del verso libre o el verso blanco.

En cuanto a la disposición espacial de los versos, los poemas visuales también se alejan de las formas tradicionales. En ellos, usando el lenguaje icónico, la imagen en sí misma forma parte del poema. El francés Apollinaire, creador del calígramas, destaca dentro de este tipo de poesía.

Por otra parte, aunque el verso es la forma predominante en la lírica, hay autores que utilizan la prosa para crear textos líricos. A este tipo de textos se le denomina prosa poética. La prosa poética, a pesar de no presentar la forma tradicional de poema, posee características propias de la poesía como el ritmo, la musicalidad o el uso de recursos estilísticos.